Responsabilidad por vicios ocultos en compra-venta de coches de segunda mano

Seguro que hemos oido en alguna ocasion que comprar un coche de segunda mano puede acarrear muchos problemas y que los coches pueden tener problemas que luego tienes que pagar tú, pero como en toda transacción con dinero de por medio, hay ‘normas’ y ciertas cosas que debemos saber para que todo vaya sobre ruedas. Como hemos ido viendo poco a poco aquí, en Super Tasador, hay sutiles diferencias entre si es un particular el que nos vende el coche o se trata de un establecimiento de compra-venta de vehículos.

Responsabilidad compra-venta entre particulares

Las compra-venta entre particulares siempre funcionan de manera diferente y se regulan con leyes diferentes. En el caso de una compra-venta de un coche, la ley que se aplica es el Código Civil, el artículo 1484 para ser más exactos, donde se establece el llamado ‘Saneamiento por vicios ocultos’. Dicho ‘Saneamiento por vicios ocultos’ establece:

El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviera la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso que se destina, o si disminuye de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no lo habría adquirido o habría dado menos precio por ella, pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieran a la vista, ni tampoco de los que no estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos. 

Vamos a resumirlo de manera que todos lo puedan entender y así, hacer que la comprar un coche se segunda mano no sea tan traumática como muchos dicen. Ésto también nos puede servir para vender mi coche y que no tengamos después problemas porque el coche tenía problemas y recaiga sobre nosotros la responsabilidad por vicios ocultos en la compra-venta de un coche.

El artículo antes descrito deja claro que el defecto por el que queramos reclamar la responsabilidad por vicios ocultos no puede estar a la vista, como por ejemplo el desgaste de la pintura o un golpe en la chapa, además, debe tener una relevancia significativa, es decir, que debe dificultar la conducción o suponer un problema lo suficientemente importante como para haber condicionado su compra, como podría ser un fallo en el motor.

Es imprescindible que el vicio oculto o problema exista con anterioridad a la compra del coche, pues el ‘Saneamiento por vicios ocultos’ no es un garantía y todo problema que surja después de haber comprado el coche y no estuviera con antelación, será cosa nuestra y tendremos que acarrear con los gastos. No se puede reclamar por una avería nueva ya que una compra-venta entre particulares no tiene garantía. No obstante, habrá que probar que el vicio oculto del coche ya estaba con anterioridad a su compra y será necesario para ello facturas, informes de taller o solicitando un informe pericial.

No importa que el vendedor del coche no conociera los problemas, la responsabilidad por vicios ocultos establece que será responsable aunque se desconozcan dichos vicios. Muy imporante, para reclamar tendremos seis meses, a partir de ahi, no servirá de nada.

Otra cosa importante, como dice en el artículo que puedes leer más arriba, un perito o un mecánico tendrá pocas posibilidades de reclamar un vicio oculto, pues por su trabajo debería serles fácil haber visto dicho problema antes de comprar el coche.

Hay que aclarar una cosa. En una compra-venta entre particulares, podemos renunciar a la responsabilidad por vicios ocultos mediante un clausula en el contrato y una vez firmado, no podremos reclamar ningún vicio a no ser que podamos demostrar que el vendedor era consciente de la existencia del vicio y nos lo oculto en la compra del coche de segunda mano.

Responsabilidad Compra-venta a un profesional

Responsabilidad de un compraventa profesional

Cuando las transacciones se hacen con profesionales del sector se aplica el Real Decreto Legislativo 1/2007, Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, que tiene más ventajas para el comprador que si realizamos la compra-venta entre particulares. Ya de entrada, el establecimiento de compra-venta tiene la obligación de ofrecer una garantía de al menos un año, algo que entre particulares no tendremos.

Algo importante y que tampoco tenemos en una compra-venta entre particulares es que si la avería se sucede durante los seis primeros meses, se presume que ya existía cuando fue entregado el coche al comprador, por lo que no es imprescindible el informe pericial como si ocurre entre particulares. No obstante, si es aconsejable disponer de el para la pertinente reclamación. En caso de que dicha avería se produjese tras esos seis primeros meses si tendremos que demostrar que el vicio oculto ya existía cuando se transfirió el coche.

Tanto o más importante aún, es que tendremos hasta tres años para reclamar por el vicio oculto en la compra-venta de un coche de segunda mano en un establecimiento especializado. Evidentemente, tenemos más margen para reclamar por el problema pero es recomendable comenzar cuanto antes y así no perder posibles pruebas para la reclamación.

En el caso de una compra-venta entre particulares, hemos comentado que es posible renunciar a la responsabilidad por vicios ocultos mediante una clausula en el contrato de compra-venta, pero en el caso de un establecimiento especializado nunca se perderá la garantía ya que es un derecho irrenunciable. No importa que se haya firmado una renuncia por contrato o en un documento a parte, siempre tendremos posibilidad de reclamar, al contrario del contrato entre particulares.

Como actuar en caso de responsabilidad por vicios ocultos

Con la información que os hemos dado, toca ver que podemos exigir y como podemos actuar para solucionar un caso de responsabilidad por vicios ocultos en la compra-venta de un coche de segunda mano. Lo primero, es saber que podemos exigir y luego, pasaremos a los modos de actuación para solucionarlo.

En función del importe de la reclamación tenemos tres posibles exigencias:

En caso de ser compra-venta entre particulares

  • Ejercicio de la Acción Redhibitoria. Ésto es, ni más ni menos que deshacer el contrato, devolviendo el coche de segunda mano al vendedor y a cambio devolviéndonos éste el precio y los gastos ocasionados.
  • Ejercicio de la Acción Quanta Minoris. Consiste en solicitar una rebaja del precio que tendrá que devolver el vendedor.

En caso de ser compra-venta a un establecimiento especializado

  • Lo normal en estos casos es exigir la reparación del vicio oculto salvo que no merezca la pena dicha reparación ya sea por su elevado precio o por falta de piezas, etc.

Las formas de actuar son diversas, aunque lo mejor antes de hacer nada, es intentar arreglar el problema amistosamente, aunque ésto no siempre es posible, en cuyo caso lo mejor es poner el asunto en manos de un abogado especialista en la materia. De todas formas, vamos a enumerar los pasos a seguir uno por uno para que no queden dudas.

  • Informar del defecto al vendedor. El primer paso que debemos tomar, hagamos lo que hagamos después, es informar del vicio oculto al vendedor y pedir responsabilidades por vía extrajudicial, es decir, amistosa. Pero es muy recomendable hacerlo haciendo uso de un medio fehaciente,como un burofax, en caso de ser compra-venta entre particulares y mediante una hoja de reclamaciones en el caso de que sea un establecimiento especializado en compra-venta de vehículos.
  • Actuación si el resultado es vano. En caso de que nuestros esfuerzos por hacer las cosas amistosamente no lleguen a buen puerto, como se dice coloquialmente, tenemos que ir por las malas. Si ha sido un contrato de compra-venta entre particulares, hay que iniciar un procedimiento judicial mediante demanda en la jurisdicción civil y si se trata de un especialista en compra-venta de coches de segunda mano, debemos comprobar si esta adherido al sistema arbitral de consumo, que nos permitiría reclamar sin tener que recurrir a juicio. Si no está adherido, haremos como en el caso del contrato entre particulares y acudiremos a la jurisdicción civil a interponer una demanda.

El precio del coche será una parte determinante, pues según la cuantía, nos obligará a acudir con abogado y procurador o podremos prescindir de ellos. Incluso el procedimiento varía según el precio del coche de segunda mano.

Otro tema importante en el caso de vicios ocultos es el engaño en el trato de compra-venta, como puede ser la manipulación del cuentakilómetros, pues podría ser delito de estafa. Si nos encontramos con un caso de este tipo y podemos demostrar que ha habido intención de engañar, se podría interponer una denuncia o querella contra el vendedor. El delito de estafa esta penado con cárcel de entre seis y tres años o una multa del doble al cuádruple de la cantidad estafada. siempre dependiendo de las diferentes condiciones del suceso.